jueves, noviembre 02, 2006

¿CAPITALISMO? SÍ, POR FAVOR

Un artículo de Ana María Moix en El Periódico que terminaba con el siguiente párrafo:

"Hay, en esta supuesta guerra que vivimos, una cuestión que suele soslayarse: ¿qué mata más, el terrorismo capitalista, que causa la muerte por hambre de casi las tres cuartas partes del planeta, o los seguidores de Alá? Dos civilizaciones y dos dioses: el capital y, oficialmente, Alá. Que Dios (cualquier Dios) nos coja confesados."

Si uno lee a Igancio Ramonet, Noam Chomsky, Bernard Cassen, Naomi Klein, Joaquín Estefanía o tantos otros...el discurso es en una línea similar.

Uno oye tantas veces argumentos parecidos que al final se aburre y pasa,pero cuando son tan burdos, falsos y estúpidos como los de la señora Moix, al final es que te ves obligado a contestar a estos intelectuales de saldo.

Lo primero que uno ve cuando analiza los datos aportados por los críticos de la globalización es que contienen errores importantes. Por ejemplo, nos dicen cosas como que "la riqueza combinada de las 225 personas más ricas del mundo es más grande que la renta de los 3.000 millones más pobres del planeta".

Cualquier persona con dos dedos de frente se da cuenta que esa afirmación carece de sentido ya que se compara la riqueza acumulada de Bill Gates (que es de 60.000 millones de dólares) con los "flujos" salariales de los ciudadanos más pobres del mundo. Si se comparara la renta de Gates (que no llega, ni de mucho, a los 60.000 millones anuales sino mucho menos) con la renta de los más pobres, los números no saldrían tan exagerados.

Otro ejemplo: según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, "en 1960, el 20% de la población mundial más rica ganaba 30 veces más que el 20% más pobre. En 1990, el ratio era de 60". Si uno analiza los datos utilizados por la ONU, ve que éstos no tienen en cuenta que los productos de consumo son mucho más baratos en los países pobres que en los ricos. Una vez se ajustan las cifras por la paridad de poder adquisitivo, la relación de la renta del 20% de la población más rica entre el 20% más pobre no solo no se dispara sino que se queda constante, e incluso baja entre 1980 y 1998.

Lo segundo que uno ve es que los datos aportados por los críticos no son completos. Demuestran que la pobreza en África ha aumentado, y eso es cierto. Demuestran que las desigualdades en China han subido después de la liberalización de 1978, y eso es cierto. Demuestran que las diferencias de renta per capita entre Estados Unidos y el Congo han subido, y eso es cierto. Finalmente, se toman esos trozos de evidencia inconexos y se llega a la conclusión de que tanto las desigualdades como la pobreza han aumentado de manera intolerable.

Imagen

El problema es que esa conclusión confunde la anécdota con la categoría. Es cierto que las desigualdades entre los chinos suben cuando se abandona la planificación centralizada comunista y se introduce el mercado en ese país.

Suben porque unos se hacen más ricos y otros siguen igual de pobres. Lo que es un éxito es que el proceso de crecimiento ha acercado las rentas de 1.200 millones de personas a las de los ciudadanos ricos de la OCDE. Y eso ha reducido las desigualdades entre chinos y occidentales (curiosamente, este aspecto es ignorado sistemáticamente por los anticapitalistas).
Ídem para surcoreanos,taiwaneses, etc

Según un par de estudios de Sala-i-Martín, ESTUDIO 1, ESTUDIO 2 la realidad es muy distinta a la que nos presentan los profetas del apocalípsis.

Las principales conclusiones del Porfesor Sala-i-Martín:

Primero, tomando la definición de umbral de pobreza como renta menor de un dólar al día, se estima que el número de pobres pasó de 554 millones de personas en 1970 (el 17,2% de la población mundial) a 352 millones en 1998 (el 6,7%). Es decir, hay cerca de 200 millones de pobres menos ahora que en 1970, dato más remarcable aún si tenemos en cuenta que la población mundial ha crecido enormemente de 1970 a 1998.

Si se prefiere definir como pobre aquella persona que gana menos de dos dólares al día, entonces se ha pasado de 1.324 millones de ciudadanos en 1970 (41% de la población) a 974 millones (18,6%): más de 350 millones de ciudadanos han dejado de ser pobres en los últimos 30 años.

Si nos fijamos en el porcentaje, es una reducción del número de pobres a ¡menos de la mitad! Un éxito notable.

Segundo, estas reducciones de pobreza ocurrieron, sobre todo, en las décadas de los ochenta y los noventa, las que Igancio Ramonet llama "décadas de la globalización neoliberal".
El número personas con menos de un dólar al día bajó en 161 millones a partir de 1980 y el de dos dólares se redujo en 380 millones durante las dos décadas neoliberales (el número de pobres de dos dólares había aumentado en 29 millones de ciudadanos durante los años 70... antes de la globalización neoliberal).


Tercero, el continente de más éxito a la hora de reducir pobreza ha sido el asiático, donde los índices de pobreza pasaron del 22,4% en 1970 al 1,7% en 1998, una reducción en el número de pobres de más de 368 millones de personas. Naturalmente, China es el país que más contribuyó (sobre todo desde que abrió su economía a las fuerzas del mercado), pero no hay que olvidar el progreso experimentado por India, Indonesia, Pakistán, Bangladesh, Filipinas, Malasia, Tailandia y los países más pequeños del continente (Singapur y Hong Kong destacan especialmente).

Imagen

Cuarto, y ésas son las malas noticias, el continente africano no levanta cabeza, los índices de pobreza pasaron del 22% en 1970 al 40,5% en 1998 y el número de pobres ha aumentado en casi 175 millones. Los países que más aumentaron fueron Nigeria (51 millones), Congo (antiguo Zaire, 50 millones) y Etiopia (20 millones). La principal explicación son las tasas de crecimiento negativas de casi todos los países subsaharianos durante los últimos treinta años y las guerras.

Quinto, las desigualdades de renta en el mundo aumentaron levemente entre 1970 y 1980, pero se redujeron de manera substancial entre 1980 y 1998. El mundo es menos desigual hoy que en 1970. Esto es cierto independientemente del índice de desigualdad que se considere. Es interesante señalar que las desigualdades se han reducido, precisamente, durante las dos décadas de la globalización neoliberal.

Imagen

Sexto, las desigualdades globales de renta se pueden descomponer entre las que existen "dentro" de los países y "entre" países. Las desigualdades internas han subido, sobre todo gracias a los aumentos ocurridos en China, Estados Unidos y Brasil. A pesar de esto, las desigualdades globales se han reducido gracias a la extraordinaria mejora de las disparidades entre países. Esta reducción es, en gran medida, consecuencia del crecimiento experimentado por las rentas de los 1.200 millones de chinos y los 1.000 millones de indios, que han recortado diferencias con los ciudadanos ricos de la OCDE.

En resumen, nuestro mundo no es perfecto, pero va mejorando: cada día hay menos pobres y las desigualdades de renta son cada vez menores (aunque lo que debe procupar sobretodo es la pobreza no tanto la desigualdad).

El mayor problema real es el del lamentable estado del continente africano: sólo desaparecerá la pobreza absoluta del mundo cuando mejore África.

No es imposible. Al fin y al cabo, la pobreza de África se parecía bastante a la de Asia hace solo 40 años. Fue gracias al crecimiento económico de los países asiaticos que la pobreza se redujo a espectacularmente. Botswana es un ejemplo de que los africanos no llevan la pobreza grabada en los genes.

¿Cómo crecer pues?

Cuando busquemos estrategias de crecimiento, recordemos que el milagro asiático no se alcanzó gracias a la tasa Tobin, a la renta básica, a las limosnas del 0,7%, a la condonación de la deuda o a las reformas "democratizadoras" del FMI. Se consiguió gracias a que esos países introdujeron mercados, los liberalizaron y los abrieron a las fuerzas de la globalización.

Sabemos cuál es el problema y conocemos la solución. Lo que debemos hacer es intentar aplicarla y dejarnos de catastrofismos injustificados.

Último dato,por si alguien necesita más: los dos países menos globalizados y menos capitalistas del mundo son Cuba y Corea del Norte (también dos de los menos democráticos).

¿Casualidad?

2 Comments:

Blogger Antonio said...

Hola:

Te encontré buscando sobre Naomi Klein.

Muy interesante la exposición.

saludos.

8:08 p. m.  
Blogger Mislata said...

Gracias, muy amable.

10:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home