jueves, noviembre 02, 2006

ÁFRICA Y LA AYUDA AL DESARROLLO

El Periódico de Catalunya (otro clásico) :

23-08-2005

El Primer Mundo no está haciendo ni los esfuerzos ni las renuncias necesarias para acabar con el hambre

En el año 2000, 191 jefes de Estado y de Gobierno se reunieron para fijar los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas: no se plantearon precisamente arreglar el mundo, sino lograr unos avances realistas en los países más pobres en el plazo de 15 años. Cinco años después, según la OMS, no sólo no se está siguiendo el ritmo necesario para cumplir esas metas sino que, en algunos campos, incluso se retrocede. Difícilmente se conseguirá reducir en un 50% el número de personas que pasan hambre, como se pretendía, cuando en este periodo se han incrementado en varias decenas de millones, ni se reducirá en un tercio la mortalidad infantil cuando lo que ha hecho ha sido doblarse en África y el sur de Asia.

Según el economista Jeffrey Sachs, los países desarrollados deberían gastar cada año 103.000 millones de euros para lograr los objetivos de la ONU. Tras su última cumbre, el G-8 se comprometió a proporcionar menos de la mitad de esta cantidad. Así, no extraña que las previsiones no se cumplan. Pero, por lo menos, esto debería dejar claro que la anunciada intención de convertir África en una prioridad no pasa aún de ser una forma más de lavar la conciencia del Primer Mundo y la imagen de sus líderes.

En pocas palabras, este editorial nos cuenta que los pajeros-mentales no están cumpliendo los objetivos de otro de esos planes que se sacan regularmente de la manga para lavar su imagen, para que los periodistas tengan algo de que escribir, para que yo ponga un post en el blog y para que los burócratas puedan justificar sus sueldazos.

Por cierto Jeffrey Sachs es el señor de la foto, el que está al lado de JesuCristo...estoooooo al lado de Bono quiero decir.

Imagen


Analicemos el texto, para empezar me encanta lo de " no está haciendo las renuncias necesarias..." hombre así a bote pronto a nadie le gusta renunciar a nada y menos para dar de comer a unos negros que viven muy lejos y que en general nos importan un pimiento.
Así que si es de esta manera como vamos a vender el invento lo llevamos claro.

Por otro lado no hace falta renunciar a nada:

La concepción progre de la economía como un juego de suma cero, está más pasada que llegar virgen al matrimonio. Pensar que el pastel a repartir tiene un tamaño fijo y que para que los pobres de África aumenten su porción nosotros tenemos que disminuir la nuestra por suerte es una idea incorrecta.

De ser cierta la humanidad aún estaría en las cavernas y lo cierto es que en la actualidad un ciudadano medio tiene un nivel de vida que un rey medieval no podría ni soñar.
Amigos, el pastel, la riqueza del planeta, puede aumentar de tamaño, de tal manera que todos podemos comer y comer más y mejor.

Imagen


Ahora que ya he satisfecho mi necesidad compulsiva de lacerar a El Periódico, veamos cuales son esos Objetivos del Milenio que se ha marcado la ONU:

Goal 1: Eradicate Extreme Hunger and Poverty
Goal 2: Achieve Universal Primary Education
Goal 3: Promote Gender Equality and Empower Women
Goal 4: Reduce Child Mortality
Goal 5: Improve Maternal Health
Goal 6: Combat HIV/AIDS, Malaria and other diseases
Goal 7: Ensure Environmental Substainability
Goal 8: Develop a Global Partnership for Development

Todos ellos objetivos deseables, nobles y necesarios.Perfecto.

Además la ONU dice literalmente:

"The world has made significant progress in achieving many of the Goals. Between 1990 and 2002 average overall incomes increased by approximately 21 percent. The number of people in extreme poverty declined by an estimated 130 million 1. Child mortality rates fell from 103 deaths per 1,000 live births a year to 88. Life expectancy rose from 63 years to nearly 65 years. An additional 8 percent of the developing world's people received access to water. And an additional 15 percent acquired access to improved sanitation services."

Lo cual no casa con esa retórica que tanto crítico de que cada dia estamos peor. O sea que en esta época de globalización neoliberal feroz el mundo progresa...¿para qué entonces un Plan?

Imagen


Porque los problemas de la Humanidad necesitan solucionarse cuanto antes, porque mientras avanzamos poco a poco los que mueren son seres humanos. Y donde esto es más cierto es en África por lo cual este continente debería ser prioridad número uno.

De acuerdo, ¿pero cuál es la receta mágica que se propone?

Una lluvia de pasta gansa, más y más dinero, en cantidades ingentes:

"Según el economista Jeffrey Sachs, los países desarrollados deberían gastar cada año 103.000 millones de euros para lograr los objetivos de la ONU. Tras su última cumbre, el G-8 se comprometió a proporcionar menos de la mitad de esta cantidad. Pero, por lo menos, esto debería dejar claro que la anunciada intención de convertir África en una prioridad no pasa aún de ser una forma más de lavar la conciencia del Primer Mundo y la imagen de sus líderes."

Lo que pasa es que esto ya se ha probado y los resultados han sido bastante decepcionantes. Las ayudas económicas al desarrollo a África no han conseguido los objetivos deseados en los últimos años y es posible que hayan sido hasta contraproducentes al ahogar la inversión privada, favorecer la corrupción, ralentizar reformas y reducir los incentivos para que los países africanos lleven a cabo las reformas necesarias para prosperar.

Africa recibió más de 400 millardos de dólares en ayuda entre 1970 y 2000. Sin embargo cuando la ayuda fué mayor el crecimiento económico fué menor.
Imagen
La creencia de que los países son pobres porque carecen de escuelas, carreteras, y hospitales y que basta "regalárselos" para que se incorporen a la senda del crecimiento, es falsa.
Los países africanos carecen de esas cosas precisamente porque son pobres y la única manera de romper el círculo vicioso es que creen las instituciones propias de una sociedad libre, que son el requisito indispensable para vencer a la pobreza.

Botswana es el ejemplo de que esto es posible.

La indiscriminada ayuda al desarrollo ha mantenido en el poder a dictadores cuyos regímenes habrían caído hace tiempo ya, y aunque el mal gobierno y la corrupción no son la única explicación para la pobreza en África, lo que si es cierto es que la mayoría de países africanos son corruptos, poco democráticos y el gobierno es un desastre.

Así pues como concluye este estudio el crecimiento económico no depende de la cantidad de ayuda que los donantes extranjeros dan a un país, sino de factores cualitativos como:

*La estructura de los derechos de propiedad.

*La capacidad de los tribunales para aplicar la Ley y hacerla respetar de manera rápida y asequible.

*El tamaño del gobierno y su efectividad en gestionar la cosa pública.

*Lo abierta que es la economía al comercio y la inversión con el exterior. Algún día hablaremos de los inmorales e indefendibles subsidios agrarios de la PAC.

Imagen


En pocas palabras que en lugar de volcar euros sin ton ni son, sería mejor reducir el nivel de ayuda al desarrollo, dársela sólo a los gobiernos que estan introduciendo reformas económicas y democráticas, y dejar claro que esta ayuda es por un periodo limitado.

Reformas como bajar los aranceles de la UE y de Estados Unidos y eliminar los subsidios agrarios tendrían consecuencias mucho mayores y más beneficiosas que la inyección de dinero per se.


Imagen

Astérix y Obélix