sábado, noviembre 11, 2006

GRAVE ERROR

El salario mínimo subirá más del 5% en 2007, hasta alcanzar 570 euros


El Gobierno piensa subir el salario mínimo, lo cual no ayudará en nada a los trabajadores, y a los que menos ayudará será a los que tienen una situación precaria.

En ese viejo post está explicado el porqué es así, por desgracia es irresistible tomar una medida populista y que siempre cuenta con el apoyo de casi todo el mundo, ya que los aspectos negativos de la misma siempre quedan escondidos.

Sólo me gustaría reincidir en algunas ideas.

El sueldo del trabajador depende de la productividad del mismo y de la relación oferta-demanda para sus habilidades.

El salario mínimo de hecho prohíbe emplear a aquellas personas cuya productividad está por debajo de él. Esto es así por falta de formación, experiencia, conocimiento del idioma etc. El circulo vicioso se cierra ya que si no oempleados nunca podrán mejorar su productividad. La única manera de ser empleables es bajando su sueldo pero eso está prohibido por el gobierno.

Obviamente el salario mínimo es tan bajo que poca gente lo recibe, y al mismo tiempo hace que los que cobremos más no nos veamos afectados por una subida del mismo, ni seamos conscientes de sus consecuencias. En España lo cobran 130.000 personas.

La revalorización de esa renta afecta directamente a unas 130.000 personas. Éstas son las que cotizan por ese salario de acuerdo con los datos de la Seguridad Social.

Esas personas se verán beneficiadas relativamente, ya que sin que el gobierno tenga que intervenir, es sólo una cuestión de tiempo antes de que dejen de cobrar el salario mínimo. Al adquirir experiencia y nuevas habilidades, serán más productivos así que cobrarán más en la misma empresa o se irán a otra.

Pero esa mayor experiencia, conocimientos, etc repito lo da el trabajar. Al subir el listón se deja fuera a un número mayor de personas que de esta manera son demasiado caras como para que un empleador les de la oportunidad que necesitan. Ellos no van a tener acceso a esa oportunidad de entrar en el mercado laboral.

Como no están trabajando ni cobrando un sueldo, ellos no son visibles, ellos no forman parte del establishment. Así que o siguen en el paro (como en Francia) o se ven abocados a la economía sumergida.

Por tanto el ver esos 130.000 trabajadores que declaran cobrar el salario mínimo como un colectivo inmutable al que hay que ayudar es estúpido, puesto que esas personas son una realidad dinámica, tanto en el número como en el sueldo que cobrarán dentro de un tiempo.

Pero la incidencia es mayor si se tiene en cuenta el número de convenios colectivos que utilizan el salario mínimo como referencia para diferentes conceptos. El Ministerio de Trabajo calcula que hasta un 5% de los asalariados (es decir, más de 800.000 personas, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa) se ven afectados por la subida de esa renta mínima.

Aquí el problema es la existencia de convenios colectivos (no todos los que tenemos el mismo trabajo/profesión lo hacemos igual) , pero más aún que el criterio que se sigue para fijar la retribución sea algo tan caprichoso y arbitrario como el valor de un salario mínimo fijado por un gobierno por decreto.