jueves, noviembre 02, 2006

HOMBRES DE POCA FÉ

Hay una página llamada Red Progresista. El propio nombre explica de qué se trata. En ella encuentras desde reencarnaciones de Pol Pot a gente muy válida y de mucho nivel.

De vez en cuando me paso por allí y me dejo caer por los comentarios de algunos de sus posts.

Estaban discutiendo un tema acerca de recursos naturales, en concreto sobre la futura escasez del petróleo. Unos proponían reducir el consumo, otros proponían casi volver a vivir como Amish, otros no proponían sinó que se cagaban directamente en Bush (es un acto reflejo cual perrito de Pavlov).

Hasta que llegó Mislata, que quizás ha visto demasiado Star Trek y soltó un alegato en favor de la ciencia, del ingenio humano y de nuestra capacidad para superar las dificultades que surjan en el camino. Un alegato lleno de optimismo y confianza en nosotros mismos, digno de mi admirado profesor de marketing Pedro Palencia.

Respecto al petróleo, queridos todos, debemos recordar que hace 200 años el petróleo era ese líquido denso y asqueroso que aparecía por casualidad cuando la gente perforaba un pozo buscando agua, y su hallazgo no era celebrado ya que no servía para nada. Es decir al no haberse descubierto su uso como fuente de energía, no era un recurso natural, era una molestia.

Imagen


Todo cambia cuando se desarrolla el motor de explosión, los generadores etc etc.

Para que relativicemos aún más os mencionaré el Proceso Bergius.

La mayoría de la gente no ha oído hablar de él en la vida, normal no todos tenemos que ser ingenieros químicos, pues bien el Proceso Bergius permite transformar lignito (un tipo de carbón de baja calidad, sólo mejor que la turba, y mucho peor que la hulla y la antracita) en crudo mediante la aplicación de altas presiones y temperatura. Tanto el carbón como el petróleo son básicamente hidrocarburos (moléculas formadas a base de átomos de hidrógeno y carbono) así que sólo hay que recombinar las moléculas del carbón para obtener las del petróleo. El proceso es comercialmente viable desde 1930 con el desarrollo de catalizadores adecuados para favorecer la reacción.

Imagen
BERGIUS


Bergius obtuvo el Premio Nobel de Química en 1931. Este método de obtener petróleo a partir de carbón no se usó masivamente mientras el crudo estaba tirado de precio pero era el que usaba la Sudáfrica del apartheid para obtener la gasolina que le negaba el embargo internacional.

En la medida que sube el precio del crudo, el Proceso Bergius vuelve a ser rentable.

Titos, ¡¡¡estamos hablando de una tecnología de 1930!!!

¿Qué no se habrá desarrollado en el terreno de las fuentes de energía en los próximos 10, 20 o treinta años?

Vamos que creo que es más realista ser optimista que no pensar que habrá que ir a currar montado en caballo.