viernes, noviembre 03, 2006

LEGALIZAR LAS DROGAS II

Acababa el post anterior sobre la legalización de la droga hablando de la cárcel y el sistema penal.

-Si las drogas fueran legales todo el dinero y recursos humanos que se dedican a luchar de manera infructuosa contra el narcotráfico se podría emplear en combatir otros crímenes.

Imagen

-El sistema judicial se desbloquearía y no sería tan lento al quitarse gran parte de la carga de trabajo que ha de soportar.

-Y finalmente las cárceles se vaciarían de un buen número de presos, y el espacio que se ganaría lo podrían ocupar criminales de verdad sin tener que construir más prisiones.

Imagen


Los miles de millones de dólares que mueve el mercado de la droga se deben a que el precio de los narcóticos es muchísimo mayor al que debería ser por su coste de producción.
Ese precio inflado es con el que se pagan los costes aumentados de producir y vender droga de manera ilegal y de los riesgos de violencia y cárcel al que los narcotraficantes se enfrentan.

La diferencia es lo que se "desperdicia" en droga y que podría usarse en mejores cosas que en enriquecer a los grandes capos y cárteles de la droga, que además usan parte de sus "ganancias" para mentener el negocio:

-Sobornando funcionarios, jueces, aduaneros, policías.

-Asesinando a todos aquellos que les hacen frente: fiscales, políticos etc.

Estas organizaciones criminales con los recursos que obtienen del tráfico de drogas son capaces de desafiar a los gobiernos legítimos que en muchos casos se ven impotentes para hacer frente a estas mafias. Las cuales pueden adquirir armamento y equipos más sofisticados que los que disponen los propios países que los combaten. Esta situación cesaría si el flujo de dinero se secara de repente al ser la droga legal.

Flujo de dinero que es el mismo que mantiene la máquina de la violencia engrasada y en marcha en Colombia. Si desapareciera la prohibición, las FARC y otros grupos guerrilleros perderían tanto su razón de ser como su fuente de ingresos.

Imagen


Los primeros interesados en la prohibición son los narcos, ya que es lo que les permite mantener el negocio. Si los adictos pudieran comprar sus drogas como el que compra aspirinas en la farmacia y por el mismo precio se les acabó la gallina de los huevos de oro.


Imagen
PABLO ESCOBAR


Esos millones salen de los adictos que antes de delinquir se han arruinado y a sus familias para comprar drogas. Si les intentan proteger de sí mismos prohibiendo la droga, lo único que se consigue es que gasten todo su dinero en droga que es la primera en su lista de prioridades, por encima de todo, pasando otras necesidades como vestido, comida, etc a segundo plano.