jueves, noviembre 02, 2006

RAMONET EN LA PLAYA

Algún día prometo quitarme de Ramonet, pero un artículo suyo me ha activado una vez más. Gracias Ignacio.

Ramonet que nos cuenta que veranea en la Costa Azul, por lo visto está muy jodido porque lo que antes era el paraíso de pintores y artistas bohemios ahora está lleno de nuevos ricos chuleando de su dinero.
Vaya no sabía que Don Ignacio era tan elitista, ¿qué diría si tuviera que veranear en Benidorm, como todo buen proletario?

Lo más espeluznante del artículo son sus dos últimos párrafos:

"Pero lo que más se comenta es cómo el multimillonario británico Philip Green inauguró la temporada gastándose en la bar-mitsva (comunión hebraica) de su hijo más de seis millones de euros. Al parecer, Green alquiló durante tres semanas las 44 habitaciones y 9 suites (a 1.400 euros la noche) del prestigioso Gran Hotel de Cap-Ferrat. Mandó construir una sala de conciertos y un templo de piedra frente al mar en medio de las palmeras. Fletó un Boeing en el que trajo de Londres a sus doscientos invitados, para los cuales alquiló una flota de coches deportivos en Mónaco.

Con lo despilfarrado en tal festejo, según datos de la ONU, se podían haber curado y salvado de la muerte por inanición, en Níger, 75.000 niños"

Que los niños se mueran de hambre en Níger es terrible pero la demagogia barata de Ramonet es que es insultante.

El tal Philip Green, es un empresario hecho a sí mismo, propietario de varias cadenas de distribución de ropa en el Reino Unido, que dan trabajo a más de 40.000 personas. El Amancio Ortega británico, para que nos entendamos.


Como dijo Gordon Liddy, "progre es el que se siente en deuda con el prójimo y propone saldar esa deuda con tu dinero".

Así que estoy seguro de que Ramonet estaría encantado de expropiar (robar) el dinero de Green y dedicarlo a fines que él, Ramonet, considera más nobles. El problema es que el dinero es de Green, ganado honradamente y tiene todo el derecho del mundo a gastarselo en lo que le salga de los huevos, que para eso es suyo.

Por otro lado estoy convencido de que los albañiles, botones, empresa de catering, azafatas, línea aérea, hotel, electricistas, chóferes, etc y sus famílias han estado encantados de que Green se gastara ese dinero ya que son en los que han revertido finalmente esos seis millones de euros.

Los problemas de África son serios y graves pero no se van a a solucionar porque les quitemos el dinero a los ricos y lo mandemos a Níger.

Porque puestos a hacer demagogia:

¿Cuantos niños de Níger vivirian hoy si Ramonet dejara de veranear en la Costa Azul y lo hiciera en Torremolinos?

Por el precio de uno solo de sus aperitivos se podria alimentar a un niño africano una semana.

¡Ramonet: Asesino!