viernes, noviembre 03, 2006

SALARIO MÍNIMO

Leed este artículo que defiende la postura típica y poco meditada (progre y no siempre progre) sobre el tema.

Ahora leída esta sarta de chorradas que se contradicen con la realidad observable, quiero dar la opinión del señor Mislata sobre el salario mínimo.

¿Sirve para algo bueno? NO

¿Ayuda a quien se supone que beneficia, es decir a las clases más desfavorecidas? NO

¿Reduce la tasa de paro? NO

¿Ayuda a la integración de los inmigrantes? NO

¿Mejora en algo a los sueldos de la mayoría de los trabajadores? NO

Afortunadamente no vivimos en una economía de planificación central donde el gobierno fija el importe de los salarios y el precio de los productos, a eso debemos nuestra prosperidad.

Aún así, hay un salario que es fijado por el gobierno por ley, es el salario mínimo interprofesional, es decir nadie puede trabajar por un salario que sea inferior al que fija el gobierno. Está prohibido.

Este salario es lo suficientemente bajo para que la mayoría de los trabajadores no se vean afectados por esta prohibición ni sean conscientes de sus implicaciones, así que el gobierno de tanto en tanto, cuando quiere echar algo de carnaza populista al electorado sube un poco ese sueldo.

A fecha de hoy está en 513 (¡ojo! tanto si se vive en Madrid como en Soria o Lugo), es un sueldo modestísimo, la mitad de lo que cobran los mileuristas. Como la mayoría de nosotros cobramos más, nos la suda que se suba ese sueldo mínimo ya que no nos afecta y al aumentarlo nos sentimos bien con nosotros mismos. A quien afecta y negativamente es a la gente que “merece” un sueldo que está cerca de ese umbral.

Imagen


Me explico.

Recordemos uno de los factores clave que determinan el sueldo de un trabajador en una economía de libre mercado, su PRODUCTIVIDAD (técnicamente: valor descontado de la productividad marginal o VDPM)

Cuantos más beneficios genere un trabajador a su empresa, resultado de descontar sus costes a los ingresos que genera, mayor podrá ser su sueldo. Si su sueldo es mucho menor a los beneficios que genera, otro empresario puede incorporarlo a su empresa atrayéndolo con un sueldo mayor.
Esto es así porque todavía es mayor lo que le aporta el trabajador (el VPDM) que lo que le cuesta al empresario (el salario). El empresario ganaría más dinero ofreciendo un mayor sueldo al trabajador para llevarselo a su empresa, siempre que ese sueldo no superar a VPDM.
Una auténtica situación win-win.

Este proceso es el que al final protege al trabajador. La competencia de los empresarios por incrementar sus beneficios supone una poderosa fuerza que tiende a igualar salario y VDPM. Obviamente la mejor defensa de los trabajadores está en la existencia de más y no de menos empresas.

Ahora intentemos imaginar qué pasa con aquellos trabajadores que por su poca formación técnica y/o académica, por su limitada experiencia, por no conocer bien el idioma (inmigrantes) o por lo que sea, tienen una productividad (VPDM) menor a la que cuantifica el salario mínimo interprofesional.
Imagen


Para ello basta suponer que el gobierno decide subir dicho salario a 2000 Euros.

¡Que regalo para los currantes! ¿eh? A partir de entonces el que menos ganara iba a cobrar esa pasta gansa, todos ricos, felices y contentos...sí y todos en el puto paro. Porque todos los que cobran ahora menos de 2000 no iban a poder justificar dicho salario como contrapartida a lo que pueden generar a la empresa y consecuentemente se van al PARO.

Nadie tiene en su empresa a un empleado que le cueste dinero, no tienen sentido, para eso en lugar de una empresa, monta un comedor de beneficencia.

Esa perversión que supone el salario mínimo interprofesional es obvia con un SMI de 2000 euros. No lo es tanto si este es de 513 porque es lo bastante bajo para no distorsionar demasiado el mercado de trabajo, es ajustado a lo que se necesita para vivir con un mínimo de dignidad y a la mayoría no nos afecta ya que ganamos bastante más. Aunque como hemos visto si demagógicamente se sube ese SMI, el número de personas que se quedan fuera de juego lógicamente aumenta y puede llegar un momento en que no sean la minoría.

Imagen


Las personas perjudicadas por el SMI son aquellas cuya productividad está en ese umbral de 513 euros, el efecto para ellos es similar al que tendría un SMI de 2000 euros en la mayoría de nosotros. Por tanto son los estratos sociales más desfavorecidos a quienes más perjudica una ley que se supone hecha en su favor.

Para mi no tiene sentido que el gobierno decida de manera arbitraria cual es el sueldo mínimo por debajo del cual alguien tiene prohibido trabajar aunque estuviera dispuesto a aceptar esa remuneración.

¿Y si acepta trabajar por 500? ¿No es eso mejor que estar en paro?

SÍ, si acepta el trabajo de manera voluntaria. Si lo acepta es porque le compensa y eso es una decisión que corresponde al trabajador no al Estado.
Desde cualquier punto de vista es mejor un trabajo libremente aceptado por debajo de ese SIM que estar en el paro

• Porque adquirirá experiencia, mejorará el idioma y pronto podrá optar a otro mejor.

• Porque a lo mejor le basta con ese sueldo; en una pareja si uno gana 1000 y el otro 500, juntos reúnen 1500. Con el SMI se les obliga a ganar sólo 1000.

• Porque es ganar más y por tanto tener mejor bienestar material que estando en el paro. Si cobra subsidio este no debería ser mayor al sueldo que tendría trabajando ya que desincentivaríamos la búsqueda de empleo, y en cualquier caso el seguro de desempleo no dura para siempre. Eso contando que tenga derecho a cobrar seguro de desempleo.

¿Y qué pasa si hay barra libre, en ese caso se ofrecerán trabajos por 100 euros, no?

Sí y nadie los cogerá. Cada cual ha de decidir si le compensa o no aceptar un trabajo por el sueldo que se ofrece. Si nadie lo acepta al empleador no le queda más remedio que ir subiendo el sueldo hasta que alguien lo encuentre aceptable, especialmente si hay otros empresarios que ofrecen mejores sueldos para poder contar con los mejores trabajadores.

A los trabajadores no cualificados les debería pasar como a los que cobramos bastante más que el sueldo mínimo: nuestra remuneración está en función del mercado y de lo que como empleados aportamos a nuestra empresa.
¿Por qué ha de ser distinto en las franjas salariales bajas?


Imagen



Desde nuestro punto de vista quien decida trabajar 40 horas por 450 euros (porque ningún empresario considera justificado pagarle el SMI) está explotado, y por tanto le prohibimos aceptar ese trabajo.

Yo prefiero pensar que ese trabajador:

A.- No es tonto, e intentará mejorar cuanto antes. Estoy seguro de que si al mes de trabajar 40 horas por 450 euros alguien le ofrece hacerlo por 600 tardará poco en cambiar de trabajo. Mientras siga en paro nunca podrá demostrar lo que vale o aprender para valer más.

B.- Mientras tanto ha de comer, y si está lo bastante “desesperado” como para aceptar el trabajo por 450 mejor no condenarle a seguir en su situación desesperada.


CONCLUSIÓN:

Con el SMI no ayudamos a nadie que “merezca” cobrar más a lograrlo, ya que lo va a cobrar en cualquier caso. Pero a aquellos que , hoy por hoy, “merezcan” cobrar menos, a estos les condenamos al paro y al círculo vicioso de no entrar en el mercado laboral y no adquirir experiencia, dignidad, autosuficiencia, posibilidad de integrarse, etc.

Lo que pasa es que son una minoría las personas que están en esa situación y a la mayoría nos cuesta verlo desde ese punto vista.

Porque no nos engañemos si una empresa no considera que un trabajador es lo suficientemente productivo como para cobrar los 513 euros que la ley le obliga a pagar como mínimo, entonces no se rasca el bolsillo y paga más, sino que simplemente no lo contrata.

Y eso, os recuerdo que a quien afecta especialmente es a los más pobres y menos cualificados de nuestra sociedad, a quienes se supone que el SMI ha de ayudar a ganarse la vida con dignidad.

Imagen

Datos de EEUU