jueves, noviembre 02, 2006

SEX AND THE FLIPADAS

Supongo que todos conoceis la serie "Sex and the city".

La serie es bastante amena y se deja ver. Lo que me sorprende es que para algunas "flipadas" ésta es toda una inspiración para sus insulsas y anodinas vidas.

He conocido mujeres que se reunen con sus amigas para ver todas juntas la serie y luego comentar durante horas la jugada, haciendo referencia a lo mucho que la serie tiene en común con sus vidas...¡JA!

Algunas van más allá y empiezan a vestir como las actrices, hablar como ellas, beber lo que ellas e incluso actuar como ellas (esto último menos en el caso de Samantha, vaya por donde).
He conocido incluso un caso agudo, de una tia que me taladró contandome como, cuando vivía en Nueva York, sólo iba a los clubes que salen en la serie y bebía lo que las protagonistas, como si eso casi la convirtiera en una de las chicas de la serie.

Imagen


Lo que no me trago es que me digan que les gusta la serie porque se identifican con las protagonistas, y porque habla de cosas cercanas, porque refleja sus vidas, las vidas de mujeres como ellas.

La verdad es que las "flipadas" no tienen nada en común con las cuatro mosqueteras de la serie.
Ni viven donde ellas, ni como ellas, ni ganan lo que ellas, ni ligan lo que ellas, ni tienen esos trabajos, ni tienen su glamour, ni sus amigos, ni nada de nada.

La verdad es que les gusta la serie no porque los personajes sean como ellas sino porque a ellas les gustaría ser como los personajes.

Porque ¿quién va a la cine o al teatro a ver reflejada su vida?
Para eso ya tienes tu propia vida, la genuina, las 24 horas y en abierto.

¿Quién paga 6 euros para ir al cine y darse otra ración de más de lo mismo?
No, la verdad es que vas a evadirte, a conocer otras realidades, muchas imposibles, muchas ficticias, pero todas apasionantes y que te hacen vibrar y desconectar de tu rutina.

El apoteosis de la ironía es que "Sex and the City" ha sido considerada escandalosa por el tratamiendo que da al sexo y ello la ha relegado en muchos países a horarios de madrugada.

Yo debo ser el único que ve sin lugar a dudas el mensaje tradicionalista del show:

Éste gira alrededor de Carrie. Carrie, nuestra cenicienta que calza Manolos en lugar de zapatos de cristal, pero que se pasa la serie persiguiendo a su principe azul, y cuyas profundas frustaciones nacen de que Mr Big no se quiere casar con ella.

Imagen


En cambio la gran triunfadora es Charlotte que acaba la serie cazando marido (previa conversión al judaísmo) y casandose de blanco por la sinagoga.

¿Serie rompedora? ¡carca como ella sola!