martes, febrero 20, 2007

MINE YOUR OWN BUSINESS II

La ví y no defraudó.

Dió la oportunidad de hablar a aquellos en defensa de los cuales protestan los "ecologistas":

"I think the people who are against the mine, the project, they are rich people. They have money. They don't need a job. They don't need a job to live. They are not here like us. They are living there and they have a job, they have a house, they have anything. I know is beautiful here, but we can't live with that. We have to eat. We have need jobs and we have to work. We can't just live looking at the beautiful places here. It's not—it's not living like that."

Y dió la oportunidad de ver a los "ecologistas" sincerándose:

"In Madagascar, the indicators of quality of life are not housing. They're not nutrition, specifically. They're not health in a lot of cases. It's not education. A lot of children in Fort Dauphin do not go to school because the parents don't consider that to be important… People are economically disadvantaged, people have no jobs, but if I could put you with a family and you could count how many times in a day that that family smiles…then you tell me who is rich and who is poor"

Más aquí.

Y bastó eso para que los sandías que llenaban el patio de butacas rechinaran dientes.

Después de la proyección los dos peridistas responsables de la película,
Phelim McAleer y Ann McElhinney, respondieron preguntas del público y estuvieron sensacionales ya que todos los ataques hacían aguas por todas partes y eran fácilmente contestados.

La crítica iba porque no habían mostrado a los "ecologistas" buenos. ¿Ecologistas buenos? Ellos dieron la oportunidad de hablar a la gente de hecho más senior del lado anti explotaciones mineras, el problema es que el lado eco-pijo se mostró sin tapujos y se retrató como lo que es, una panda de impresentables.

También se dijo que era una película en la que se defendía sin ambajes un punto de vista, que si todo era blanco o negro y no había grises...vamos la misma crítica que le harían a Al Gore y su documental, seguro.
El problema es que no defendía ningún punto de vista de salida, simplemente dió la oportunidad de hablar a la gente directamente afectada y estos veían las cosas de manera totalmente opuesta a la de los eco-pijos occidentales, ni más ni menos. A partir de ahí las conclusiones caían por su propio peso.

También fue gracioso cuando se pusieron a criticar la minería y que dicha actividad realmente no trae ningún beneficio a las comunidades donde se realiza...vamos lo mismito que piensan cuando lo que ven es una película mostrando la lucha de los mineros británicos contra la decisión de Thatcher de dejar de subsidiar el carbón.
Con lo mala que es la minería y los mineros británicos lo dieron todo para mantener los pozos abiertos...no se enteraban, supongo.

Por lo demás NADIE pudo poner encima de la mesa NINGUNA mentira o manipulación contenida en la película.

Así que debemos concluir que lo que pasa es que la verdad les jode, por eso según el director diversas organizaciones ecologistas intentaron prohibir la cinta. Estas películas joden a los ecologistas porque les dicen a la cara que están equivocados y que el disfraz de salvadores de la tierra que tanto placer les produce llevar es como el traje del Emperador.

Por eso una y otra vez quedan con el culo al aire.

4 Comments:

Blogger Mario Cuellar said...

Que pena me das:

https://www2.blogger.com/comment.g?blogID=36934465&postID=8126657614392727172

4:03 p. m.  
Blogger Mislata said...

Esta bien sentir compasion.

A partir de ahora te llamare la Mario Cuellar de Calcuta.

4:16 p. m.  
Blogger Mario Cuellar said...

Y yo como te llamo a ti. Gabriel Calzada??

4:25 p. m.  
Blogger Mislata said...

Vas a remolque eh?

No, con llamarme Sean Connery ya estara bien.

4:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home