miércoles, enero 16, 2008

MAS

Democrito nos deja un comentario que agradezco y al que me gustaria hacer algunos apuntes:

Sólo un comentario:

Si bien es cierto que la subida de los precios del petróleo, impulsada por la demanda creciente (pero no sólo, la situación de oriente medio y diversos conflictos con otros productores también afectan) empuja a las empresas extractivas a mejorar sus procesos de búsqueda y extracción, esto no significa que tal cosa sea la solución definitiva.

No existe solucion definitiva a nada porque el mundo cambia y hay nuevos avances tecnologicos a cada momento.
Pero de momento para suministrar petroleo y gas natural lo que ha funcionado mejor es empresas con animo de lucro que se dedican a buscar y extraer dichos hidrocarburos.
Lo cual no significa que se puedan descubir mejores fuentes de energia o se vuelvan a impulsar algunas ya conocidas como la energia nuclear. De hecho dejaremos de usar petroleo antes de haberlo agotado del todo del planeta, por la sencilla razon de que cuando escasee a partir de cierto punto sera mas barato usar otras fuentes de energia.

La utilización del petróleo como fuente de energía primordial por parte de casi todas las economías del mundo quizá esté produciendo externalidades tan graves que, más allá de la respuesta del mercado, haga necesario un cambio tecnológico (y económico) radical. Esto no es nuevo, ya se abandonó el carbón en su momento para sustituirlo por el petróleo.

Estas externalidades son variadas, y van desde la contaminación a la dependencia estratégica y el conflicto armado. Quizá el problema sea que las actuales alternativas suponen unos costes (políticos, económicos, etc...) que hacen que el cambio sea oneroso.

Tu lo has dicho, las alternativas a dejar de usar petroleo hoy por hoy son tan onerosas que por eso lo seguimos usando. Puesto en la balanza aun sale rentable. Esperemos que los politicos de turno dejen al mercado poner encima de la mesa las alternativas posibles para que podamos hacer el cambio si el momento llega.


Ahora bien, quizá tengamos que preguntarnos: ¿merece la pena el sacrificio? Y la respuesta no la da únicamente el mercado, como no la da por sí sólo en casi cualquier cuestión social.

El sacrificio de que frente a que? Tu lo has dicho anteriormente, las alternativas hoy por hoy son demasiado onerosas y por eso no se opta por ellas.No merece la pena.

Las alternativas del mercado no las has de comparar con el ideal utopico que solo existe en nuestra cabeza sino con las alternativas reales que tenemos y estas en muchos casos son una intervencion del gobierno que casi siempre suele ser peor. Asi que si tienes ejemplos en los que no sea asi ponlos aqui para que los discutamos.

Pero recuerda que el hecho de que se caigan puentes no significa que cruzar los rios nadando sea mejor opcion.

El mercado es una de las facetas y ha de tomarse, obviamente, muy en cuenta, pero ofrecerlo como única solución es simplificador, erróneo y peligroso.

Estamos hablando de suministro de energia y de hidrocarburos. En este sentido, y no me has probado lo contrario, la mejor opcion es dejar a la empresas petroleras privadas hacer su trabajo.

En un sector en el que la inmensa mayoria de las reservas conocidas estan en manos de monopolios estatales, hasta un 90%.
Monopolios estatales mucho menos eficientes que las empresas privadas y que en muchos casos sirven solo para que el tirano de turno llene sus arcas. Al respecto un articulo interesante de The Economist donde ademas de dar mas detalle de lo anterior, nos pone de manifiesto lo poco exploradas que estan muchas zonas del planeta donde potencialmente hay petroleo, zonas en las que probablemente hay yacimientos a la espera de ser descubiertos.

Yet Big Oil is pretty small next to the industry's true giants: the national oil companies (NOCs) owned or controlled by the governments of oil-rich countries, which manage over 90% of the world's oil, depending on how you count. Of the 20 biggest oil firms, in terms of reserves of oil and gas, 16 are NOCs. Saudi Aramco, the biggest, has more than ten times the reserves that Exxon does. Those with misgivings about oil—that its price is too high, that reserves are running out, that it damages the environment, that it is more a curse than an asset for countries that produce it—must look to NOCs for reassurance.

These companies are certainly sitting on a reassuring amount of oil. Saudi Aramco's proved reserves alone could keep the world supplied for several decades. But it is only exploiting ten of its 80 or so fields, so will be able to pump at the present rate for about 70 years even if it never discovers another drop of oil. In fact, Aramco and other NOCs are likely to find plenty more if they look, since their territory has not been very thoroughly explored. Only 2,000 wildcat wells have ever been dug in the countries around the Gulf, according to Leonardo Maugeri, an Italian oilman, compared with more than 1m wells in the United States.

Por otro lado si descuentas los impuestos que suponen casi la mitad del coste de la gasolina, piensa cuanto te cuesta un litro de gasolina frente a uno de leche, zumo o agua mineral.

Luego imagina lo que hay que hacer para llevar eso litro de combustile a tu gasolinera.
Explorar, descubrir yacimientos, perforar (a veces en el culo del mundo), transportar a traves de oceanos u oleoductos, refinar, llevar a la gasolinera y finalmente vendertelo.

Lo milagroso es lo barato que resulta, de hecho.

1 Comments:

Blogger Demócrito said...

Respondo lo más brevemente posible.

De acuerdo en que, siguiendo la lógica del mercado, dejaríamos de utilizar petróleo una vez que su coste superara otras opciones.

Pero la cuestión es que el mercado sufre de ciertos errores endógenos que impiden su plena aplicación en multitud de cuestiones sociales. Hablamos de externalidades, competencia imperfecta e información asimétrica / costes de transacción. Además, el mercado tiene una capacidad predictiva limitada ante lo que Weber llamaba "consecuencias imprevistas", es decir, los efectos futuros, muchas veces no deseadas e indeseables, causadas por la modificación del sistema ahora.

Centrándonos en el tema, paso a describir estos errores, muy sucintamente, en el campo que nos atañe:

Las externalidades del uso del petróleo son obvias, pero como casi todas las externalidades muy difíciles de mensurar: la más importante es la contaminación. Lo óptimo es incorporar, mediante impuestos, el coste de las externalidades al producto. Es lo que menos distorsiona y también lo menos intrusivo con la lógica de mercado, pero, ¿cómo medir el daño causado a la salud por la emisión de gases, por poner un ejemplo?

Por otro lado, y a pesar de tu encendida defensa de las petroleras, es éste un sector donde se dan de forma natural los oligopolios, dando lugar a competencia imperfecta y por tanto a ineficiencia. Obviamente, eso en el mejor de los casos (una privada medianamente responsable), puede ser peor (una privada irresponsable) o peór aún, las grandes de propiedad estatal, a veces terriblemente ineficientes (YPF pre-Repsol), temibles por su poder (Rosneft) o ambas cosas (PDVSA).

Además, el uso del petróleo conlleva otros riesgos. El de dependencia estratégica es de gran importancia. Los países desarrollados ya sufrieron una crisis en la que el precio del petróleo fué protagonista. No olvidemos que a la falta de competencia añadimos la existencia de la OPEP, con lo que el abuso de la escasez es una constante a este respecto, lo que distorsiona aún más la respuesta del mercado. Pero no sólo esto, ya que esta dependencia supone graves costes políticos (volvemos a lo mismo, difíciles de medir) La situación en oriente medio es un ejmplo claro, por no alargarme.

Por último, tomar en consideración el hecho de que el uso de combustibles fósiles pudiera (no digo que o vaya a hacer necesariamente, pero es un riesgo) provocar daños medioambientales decisivos. Este es un ejemplo de "consecuencia imprevista" a sopesar.

¿Alternativas? La nuclear, probablemente. Parcial, discutible, pero por ahora creo que la mejor. Mayor inversión en renovables, aunque asumiendo que su capacidad es limitada y sus aplicaciones más restringidas. El ahorro energético, obviamente. Por cierto, creo que aquí hay un ejemplo de cómo la intervención estatal puede dar resultados felices incluso a nivel empresarial: Japón fué pionero en las limitaciones de potencia, en los elevados impuestos a la gasolina y normas de emisión restrictivas. El resultado es, mira tú por dónde, que sus fabricantes se están comiendo el mercado estadounidense, mucho menos intervenido (en el europeono lo tienen tan fácil, por haber seguido más o menos las mismas políticas que los japoneses) A veces los sacrificios pagan más que lo que se paga por ellos.

12:39 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home