lunes, febrero 11, 2008

Para llorar

Ya no hay dudas, Cuba es para llorar.

Distintas organizaciones como la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad, la Unión Liberal Cubana o la Asociación Española Cuba en Transición manifestaron hoy su profunda preocupación y desacuerdo con el arresto de Eliécer Ávila Sicilia, joven universitario cubano que interpeló a Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional, en la Escuela de Ciencias Informáticas la semana pasada.

El joven Avila Sicilia fue arrestado a las nueve de la mañana del 9 de febrero por agentes del Consejo de Estado y de la Seguridad, quienes se personaron en su domicilio en el batey 'El Yarey', perteneciente a Vázquez, municipio Puerto Padre en la provincia de Las Tunas.

El estudiante había sido advertido el día anterior de que no podía moverse de su domicilio, pues sería recogido para ser trasladado a La Habana. Su madre dijo que a los familiares prohibieron acompañarlo. Uno de los funcionarios se identificó como hijo de Carlos Lage, vicepresidente, quien dijo a la abuela de Ávila que no se preocupara porque muy pronto lo iba a ver en el programa Mesa Redonda.

Ersilia Correoso, miembro del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, dijo que fue avisada por una carta de la asustada madre quien teme por la integridad física y por la vida del joven de 21 años de edad. Al personarse en su domicilio, Correoso encontró a la madre, Elsa Sicilia llorando, aterrada porque supone que la policía política tratará de obligarlo a retractarse en público.

Que asco que siento.